Arín Dodó & J.G. Entonado

Marzo 11th, 2010

(Foto de Paula G.C.) (dibujo de portada de Enrique Cordero. www.enriquecordero.es) “la inspiración la encontramos al limpiar el retrete de nuestra casa”

Arín Dodó es un descendiente de la estirpe de los Kobold, duendecillos de las leyendas alemanas habitantes de la selva negra, que se dedicaban a la mineria. Cuando recogían el mineral, despreciaban la mena, que es la parte valiosa del mismo, y recolectaban la ganga, parte del mineral sin valor material. Arín Dodó no está interesado en las manifestaciones artísticas bien consideradas, le llama más la atención el arte marginal, inservible, el no- arte. Rechaza radicalmente los conceptos clásicos de belleza; los regidos por las proporciones áureas, y propone una nueva forma de apreciar el arte y la música en particular, y la vida en general.
Desprecia la presencia de las musas y de los mensajes divinos para procesar sus ideas, que no las considera necesariamente “artísticas”. Se conforma con productos vitalistas y enérgicos capaces de sintetizar dopaminas y opiáceos de forma natural en el cerebro para producir estados de intensa gratitud y satisfacción existencial; buscando la inspiración en operaciones no elitistas y mecánicas como “la limpieza del retrete de su casa, o guardando colas y practicando otras actividades vulgares no remuneradas”, en resumen, tareas que puedan proporcionar un viaje interior confortable e inusitado.

- “Al levantarme, me miro al espejo, sonrio,
me pongo los guantes de fregar,

a ser posible, que no sean de látex,
y me dispongo a que me encuentre la inspiración
a la vez que se pierde la inmundicia y la sequedad
de la taza de un water doméstico”.
Eso es lo que asegura el Sr. Arín Dodó.

Es además, pariente de “Bobo”, personaje ambigüo y heterodoxo con múltiples personalidades; que para satisfacerlas tiene que viajar interiormente. Él dice que no necesita visitar la playa, el campo u otras ciudades, si siempre tiene la ocasión de viajar por el interior de uno mismo.

La contradicción y la libertad son condiciones
indispensables para que la creatividad se dispare.”
“En el arte hay un impulso irracional hacia la perfección,
que nunca se ve colmado por la presencia de restricciones
implicitas en el individuo.
Esto genera (causa) dolor,
que será eliminado si nos adentramos en la nada;
esto es, en la privación total de armonía.
Sólo hay timbre y ritmo.
Me refugio en el silencio parcial para ausentarme
de la angustia que produce la música “perfecta”,

al ser incapaz de realizarla.”
“El material empleado ultimamente en mis asociaciones de sonidos son los elementos que me brinda la realidad”

“En la nada el tiempo es infinito.
En cambio, las fuerzas implicadas en la realización de una obra son finitas.
He aquí el “eterno retorno”; donde las ideas siempre confluyen en el mismo punto.
Se repiten una y otra vez.
Cada instante es eterno.”
“Comparto el concepto de asignar la misma importancia a todos los elementos que forman parte de una construcción musical. Al igual que en una sociedad con tintes anarquistas, una sociedad utópica (que no creo que pueda llevarse a la práctica en la dimensión real, pero sí en la que yo me he creado), pero con ciertos matices personales; todos los miembros son iguales, aunque al tiempo guardan una individualidad. Cada uno aporta un rasgo distinto y provechoso para el conjunto. Quizá no siempre la importancia e igualdad de cada elemento sea exacta, pero todos aguardan pacientemente su momento, que para todos llega.
Con esto quiero decir, que según la situación, la tonalidad va fluctuando, apareciendo y desapareciendo de forma caprichosa, quizás dependiendo del azar objetivo.

Ese aspecto no me interesa, mi única preocupación ahora es el timbre y el ritmo, junto a la melodía, no la armonía. Cuando digo melodía, no me refiero a ella en el sentido más tradicional, sino simplemente como a una sucesión lineal de sonidos, no vertical. Cualquier tipo de sonidos. La armonía que se pueda crear entre ellos es totalmente fortuita.”

“Me hace gracia que mi nombre lo confundan con el de un dictador africano comedor de niños, y que además piensen que pertenezco a una secta”.

Todo esto tambien lo asegura el Sr. Arín Dodó.

Arín Dodó es un juego de palabras que procede, precisamente, de la palabra K.O.BOLD
K.O.: dejar sin sentido ( traducción del inglés)
BOLD: descarado (traducción del inglés)
Separen vds. las dos útimas letras
de cada una de esas 4 palabras:
dej – AR, s – IN, senti – DO,
descara – DO
Después de recibir esta lección magistral sobre un no ilustre y un no artista inclasificable, desdichado y exento de suerte; prepárense para entrar en su sugerente universo y disfruten con una visión “singular” de lo que nos rodea.

Atentamente

J.G. Entonado & Arín Dodó